Conferencia Internacional sobre la OTAN, la IV Flota de Estados Unidos y las Malvinas


Buenos Aires, República Argentina, el jueves 19 y el viernes 20 de marzo de 2009

ANTECEDENTES Y FUNDAMENTOS

1. Naciones Unidas

Siete semanas después de la rendición de la Alemania Nazi, el 26 de junio de 1945, cincuenta naciones firmaron en la ciudad de San Francisco (Estados Unidos) la Carta de la Organización de las Naciones Unidas, cuyo propósito fue resolver por vía pacífica los conflictos internacionales, con el objetivo de resguardar la paz, evitar las guerras y promover el desarrollo económico y social de los pueblos.
En las últimas décadas, por un designio imperial, este logro de la civilización ha sido reiteradamente desconocido. El orden jurídico internacional fue sistemáticamente violado y el pacto militar de la OTAN se convirtió en maquinaria bélica al servicio de una política de dominación mundial.

2. Guerra Fría

El esquema geopolítico resultante dio lugar a la denominada "guerra fría", confrontación que durante cuatro décadas mantuvo al mundo en vilo, en una situación de equilibrio del terror con el grave riesgo de una tercera conflagración mundial y la previsible utilización de los arsenales nucleares existentes.
El peligro global fue conjurado por la perseverante actividad en favor de la paz impulsada por fuerzas políticas progresistas, por movimientos sociales surgidos en todo el mundo y por la existencia de las Naciones Unidas como instancia moderadora supranacional.
Este período bipolar generó las condiciones para cuestionar la anacrónica dominación colonialista europea sobre los pueblos del Tercer Mundo y para posibilitar los procesos de liberación de las antiguas colonias.

3. La OTAN

El 4 de abril de 1949, diez países europeos más Estados Unidos y Canadá se asociaron en la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), supuestamente dirigida a garantizar colectivamente la seguridad frente a una hipotética agresión armada, pero cuya única y mal disimulada finalidad era enfrentar a la URSS, para impedir la consolidación y expansión de un sistema alternativo al capitalismo.
La respuesta a dicha medida fue el surgimiento en 1955 de su contraparte, el Pacto de Varsovia, integrado por la Unión Soviética y ocho países aliados de la Europa oriental.
Cuando, a finales de la década de los '80 y principios de los '90, el colapso de la Unión Soviética, puso fin al mundo bipolar, muchos pensaron que con ello terminaba también la guerra fría y, en consecuencia, se inauguraba una nueva etapa donde perderían su razón de ser los bloques militares y la carrera armamentista. Nada más alejado de la realidad. El gobierno de los Estados Unidos intensificó su carrera armamentista e incrementó su política intervencionista a escala planetaria.
Para ello decidió ampliar la OTAN y extender su presencia militar en todo el mundo, aumentando sus gastos militares para un despliegue bélico destinado a sustentar su estrategia de dominación.
La OTAN ya convertida desembozadamente en el principal instrumento del expansionismo norteamericano, no dejó de incrementar su poderío militar, sus arsenales atómicos, sus bases y asentamientos militares en diversos países de los cinco continentes
El punto culminante de este desborde armamentista fue el anuncio del gobierno de Estados Unidos entonces liderado por Ronald Reagan sobre la puesta en marcha de la llamada "Guerra de las Galaxias", un plan para extender la militarización al espacio extra terrestre.

4. Las guerras preventivas y el unilateralismo

Se sucedieron las agresiones armadas, las invasiones militares y los bombardeos a poblaciones inermes, decididos unilateralmente por Estados Unidos, al margen de las Naciones Unidas y en abierta violación a todas las normas del derecho internacional.
En algunos casos, ejecutados a través de sus propios efectivos militares, en otros utilizando las fuerzas de la OTAN y sus aliados, y en todos perpetrando agresiones alevosas que dieron principio de ejecución a la ilegal "doctrina de la guerra preventiva" proclamada por Washington contra quienes no obedecen a sus dictados.

5. La reactivación de la IV Flota

El recrudecimiento de la estrategia estadounidense de guerra y dominación tiene su expresión más brutal con la administración Bush que aprueba un presupuesto militar sin precedentes en la historia, intensifica la instalación de asentamientos militares y bases misilísticas en todo el mundo, proclama la "doctrina de la guerra preventiva", mantiene y extiende a la OTAN como brazo armado de su política guerrerista y reactiva su IV Flota en el Atlántico, en las aguas profundas y también en los mares costeros y en los ríos de América Latina y el Caribe.
Contraviene con ello todas las normas del derecho internacional y constituye una amenaza real contra los pueblos y gobiernos de la región que, afirmando su autodeterminación, buscan mancomunadamente nuevos caminos de unidad para consolidar la democracia, el desarrollo económico y el progreso social.

6. La Argentina, la OTAN y las Malvinas

Estos planes estratégicos de Estados Unidos destinados a afianzar el control político, económico y militar sobre nuestros territorios y sus enormes riquezas naturales, en un mundo sembrado de bases y otras formas de presencia militar norteamericana significan una provocación y una amenaza a los esfuerzos de integración latinoamericana y caribeña que vienen afirmando la voluntad de los pueblos de unirse para rechazar toda forma de tutela imperial.
Además, nos obliga a no olvidar el papel asumido por los Estados Unidos y la OTAN en el apoyo a la Corona Británica durante la Guerra de Malvinas, decisivo para la muerte de centenares de nuestro jóvenes, que posibilitó la continuidad de la ocupación colonial y permitió la construcción en Malvinas de una gran pista de aterrizaje y una base militar con aptitud para armamento nuclear que convierte a nuestras Islas en fortaleza militar extranjera para el control del Atlántico Sur.

7. Ante el 60º aniversario de la OTAN convocamos a la lucha por la Paz

Frente a la conmemoración que proyecta realizar el gobierno de Estados Unidos y sus aliados militares el próximo 4 de abril, al cumplirse el 60º aniversario de la creación de la OTAN, denunciamos este instrumento bélico y convocamos a luchar por la paz en el Atlántico Sur y por el pleno reconocimiento de la soberanía argentina en los archipiélagos de Malvinas, Georgias y Sándwich del Sur y de los mares adyacentes usurpados. Las cumbres de América Latina y el Caribe celebradas simultáneamente en Salvador de Bahía, Brasil, el mes de diciembre de 2008, que incluyeron las diversas iniciativas gubernamentales como el MERCOSUR, la UNASUR, la inicial Reunión conjunta de los países de Sudamérica y el Caribe con Centroamérica (SICA), la del Grupo de Río que incorporó a Cuba, junto a la simultánea Cumbre de los Pueblos, le acuerdan a este momento histórico el carácter de punto de inflexión y nuevo marco pletórico de posibilidades de realización del añejo anhelo de unidad e integración de nuestros pueblos, con independencia de toda otra potencia ajena a la región.

Por estas y otras razones que, seguramente, surgirán de los aportes y ponencias de los participantes en este encuentro, convocamos e invitamos a participar en la Conferencia Internacional sobre la OTAN, la IV Flota de Estados Unidos y las Malvinas, a celebrarse en la ciudad de Buenos Aires, República Argentina, el jueves 19 y el viernes 20 de marzo de 2009.

- Servicio Paz y Justicia América Latina (SERPAJ)
- Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH)
- Movimiento por la Paz, la Soberanía y la Solidaridad entre los Pueblos (MOPASSOL)
http://www.conferotan.org/
Buenos Aires, febrero de 2009.
.

No hay comentarios: