¡Que la crisis no la paguemos los pueblos! ¡Que la paguen los ricos!


El próximo 2 de abril, fecha en la que se cumple un nuevo aniversario de la guerra de Malvinas, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner participará en Londres de la reunión del G20, el grupo de veinte países que pretenden en nombre de toda la humanidad solucionar la crisis global que estamos enfrentando.

Nos preguntamos si es legítimo participar de un espacio convocado por las potencias mundiales que dejan afuera a gran parte de los países y sobre todo cuál es el objetivo de sentarse en la mesa de los poderosos del Grupo de los 8. ¿Encontrar las medidas para seguir sosteniendo este orden injusto concentrador de riqueza en pocas manos? ¿Salvar las ganancias de los grupos económicos, los bancos, las empresas multinacionales y las Instituciones Financieras responsables de la peor crisis de la historia?

La Presidenta dice que lleva como propuesta a esa reunión reformular el pacto de Bretton Wood y reestructurar las Instituciones Financieras Internacionales, especialmente el FMI. Como si el hecho de reestructurarlo implicaría que el Fondo cambie las nefastas políticas y condicionalidades que viene imponiendo a los países del Sur. El único camino para un verdadero cambio es que los gobiernos que se dicen progresistas se retiren de estas instituciones y planteen su cierre, además de llevarlas frente a Tribunales Internacionales para que respondan por las políticas genocidas implementadas.

Esta es una oportunidad histórica que tenemos los pueblos de Latinoamérica de pensar y construir alternativas al modelo de producción capitalista que saquea y contamina nuestros bienes naturales. Es necesario poner en marcha medidas que garanticen la plena vigencia de los derechos humanos y ambientales, y combatan la pobreza, la indigencia, el hambre y la desocupación distribuyendo equitativamente la riqueza:

#Que se deje de pagar la ilegítima y fraudulenta deuda que injustamente nos reclaman y esos recursos sean utilizados para la inversión social.
#Que se implementen auditorías integrales de la deuda.
#Que se ponga en marcha la creación de una nueva arquitectura financiera y económica como puede ser el Banco Solidario del Sur.
#Que se ejecuten las medidas necesarias para alcanzar un financiamiento soberano al servicio de los pueblos.

Es necesario, hoy más que nunca consolidar una integración regional favorable a los pueblos y la naturaleza por fuera del la hegemonía y control de los países del norte.

DIALOGO 2000
integrante de Jubileo Sur/Américas

No hay comentarios: