Litigio con los fondos buitres

       En primer lugar establecemos que ningún gobierno constitucional a partir de 1983, investigo la deuda externa contraída por la última dictadura militar de 1976, de 45.000 millones de dólares. El Juez Ballestero en junio de 2000 con su fallo sobre la causa “Olmos Alejandro s/denuncia sobre la Deuda Externa Argentina”, donde queda demostrado cantidad de ilícitos contraídos por la dictadura al contraer deuda externa a partir de 1976; esto indica que la Deuda Externa Argentina es “fraudulenta, ilegítima, ilegal y odiosa”. El Juez Ballestero envía dicho fallo al Congreso de la Nación para su investigación, porque así lo indica la Constitución Nacional. Esto nos indica que a partir del 1976 se cometieron ilícitos y los distintos gobiernos constitucionales hicieron oídos sordos a este fallo, y siguieron reconociendo esta ilicitud, por ende todas las renegociaciones posteriores también son ilícitos.

       Este gobierno de los Kirchner tuvieron toda la posibilidad de investigar e hicieron todo lo contrario, renegociación 2005 “acuerdo Kirchner-Lavagna”, luego 2010 abrieron acuerdo con todos los acreedores que no entraron en anterior canje y ahora nos encontramos con la deuda de los fondos buitres que no entraron en estos dos canjes. El gobierno debería haber investigado la deuda pública y se tendría que haber negado que nuestro país sea juzgado en los tribunales extranjeros.

       Seguimos pagando sin investigación y sin haber cuestionado desde un comienzo la prórroga de jurisdicción y la pérdida de soberanía que supone aceptar ser juzgados en los tribunales extranjeros. Esa prórroga fue válida en el canje del 2005, e incluso hasta hoy se ha aceptado ser juzgado en tribunales internacionales en el marco indemnizatorio con REPSOL y en el acuerdo de inversión de CHEVRON.

       De nada sirvió haber hecho los deberes, haber devaluado, haber acordado con el Club de París (deuda odiosa, contraída principalmente por la dictadura de 1976, para comprar armas para entrar en guerra con Chile), haber reconocido al CIADI y haber indemnizado a REPSOL.

       Así es que no sólo se sigue pagando deuda de dudosa autenticidad si no que además en el último acuerdo con el Club de París se acepta una diferencia de 3.600 millones de dólares que nadie explica cual es su origen (deudas privadas estatizadas, intereses usurarios, o qué?).

Mar del Plata, 17 de junio de 2014.-

FORO ARGENTINO DE LA DEUDA EXTERNA – MAR DEL PLATA
Oscar Gascó, Lic. Irene Rabioglio Héctor Vaisinger.

No hay comentarios: