Adolfo le escribe a Mujica: es hora de concretar el retiro de las tropas uruguayas de Haití


José “Pepe” Mujica
Presidente de la República Orienta de Uruguay

Estimado presidente, compañero,

Reciba en primer lugar nuestro fraterno saludo.  Fue muy grato intercambiar informaciones y perspectivas con Ud. a fines de septiembre, en ocasión de nuestra visita en Montevideo como parte de la campaña regional por el retiro de las tropas de la MINUSTAH de Haití y el fin de toda intervención contra la vida y los derechos del pueblo haitiano.

Dándole seguimiento a lo conversado, y fundamentalmente a lo expresado por Ud. mismo hace ya poco más de un año, queremos reiterar nuestro pedido y esperanza, para que concrete ya el retiro incondicional de todas las tropas uruguayas ocupando a ese pueblo hermano. 

Haití, precursor y mano solidaria de nuestra independencia en toda América Latina y precursor mundial de los derechos humanos y el antiesclavismo, necesita la solidaridad fraterna de América Latina. Hay ejemplos concretos de políticas generosas como por ejemplo en materia de salud y bienestar social, que algunos países, Cuba en particular, han sabido ejecutar hace ya años y que podrían ser mulitplicadas en respuesta a las necesidades y pedidos haitianos.

El pueblo de Haití merece nuestro respeto a su soberanía y autodeterminación, no nuestras tropas dando continuidad a los 100 años de ocupación y colonización estadounidense.

Nuestro pedido es extensivo a todos los gobiernos involucrados y de América Latina en especial. Es doblemente inaceptable que nuestros paises siguen cumpliendo con una ocupación tercerizada por los poderes centrales, cómo EE.UU., Francia y Canadá, cuya injerencia permanente y recolonización avanzada se hacen cada vez más ostensibles. Pero insistimos en la importancia de la acción que Ud. puede tomar ahora, ya que es el único presidente que hasta ahora ha tenido el valor de reconocer públicamente, el profundo contrasentido de la presencia de las tropas de la MINUSTAH en Haití.

La gravedad de la actual crisis politico-social, provocada en gran medida por los designios anti-democráticos de un presidente, surgido de elecciones cuya manipulación ha sido ampliamente denunciada, no debe ser motivo por postergar la toma de decisiones necesarias para el bien de Haití y de nuestra región en su conjunto.  Al contrario, como Ud. reconoció hace ya un año, “una cosa es ayudar y otra convertirse en guardia pretoriana de una dictadura”.

Sr. Presidente, no ignoramos las fuertes presiones para no actuar.  Pero confiamos que Ud. sabrá abrirle paso a la posibilidad de una nueva relación entre América latina y Haití, entre América latina y los poderes centrales que no dudan en echar mano a todas las armas posibles – incluso el uso de tropas de nuestros países – para mantener su dominio y control.

Cuenta con el apoyo de muchas organizaciones de su país – incluyendo entre ellas al Servicio Paz y Justicia de Uruguay – así como de toda América Latina y el Caribe.  Al respecto, adjunto el pronunciamiento solidario difundido en estos días por una veintena de organizaciones y redes regionales de nuestra América, al marcarse justamente hoy, 100 años desde el saqueo de las reservas haitianas de oro, paso previo al comienzo de la primera ocupación estadounidense. No hay mejor momento para poner fin a la perversa continuidad de esa ocupación, a través de las tropas de nuestros países, e iniciar una nueva relación de respeto y solidaridad con el pueblo de Haití.

A la espera de su respuesta, un fraterno saludo de Paz y Justicia

(f) Adolfo Pérez Esquivel

Buenos Aires, 17 de diciembre de 2014





Rte. Diálogo 2000 - Jubileo Sur Argentina, dialogo2000@jubileosur.org

No hay comentarios: